miércoles, 3 de marzo de 2010

EVASIÓN

Cuando los problemas no tienen solución fácil o inmediata. Cuando los objetivos todavía quedan a lo lejos. Sólo queda lugar a la espera y, mientras tanto, a la evasión.

Siempre he sido partidaria de agarrar los problemas desde su base y buscar posibles soluciones que nos permitan actuar para, así, no evadir si no meterse de lleno y luchar. Sin embargo, voy aprendiendo que hay veces, y sólo veces, en las que no hay otra manera de solucionar algo más que dejar pasar el tiempo y para quienes somos impacientes, no queda más remedio que evadirse e intentar mirar hacia otro lado hasta que se cumplan los plazos y podamos empezar a solucionar.

No se trata de evadir los problemas, si no de evadirse de las consecuencias de la espera.

2 comentarios:

alfonso dijo...

tu lo has dicho, solo algunas veces

Anónimo dijo...

es odiosa la espera...el tema está en transformarla en vivencia del día a día,pero eso sólo se consigue en calma chicha...así que oohhhhhmmmmmmmm