lunes, 15 de marzo de 2010

LA SOLEDAD DEL FANTASTICO

Tener un don especial, algo que nos distingue de los demás, puede convertirnos en personas fantásticas, como si de un súper héroe se tratara. Pero…

Ser fantástico supone, más que una virtud, una dificultad. Los dones fantásticos de que disponen los súper héroes les pueden convertir en incomprendidos porque aquellos que no poseen el mismo don o alguna característica semejante, se pueden sentir asustados u obnubilados por lo fantástico de una persona que, a pesar de ser humana, posee una visión extraordinaria sobre algo que los demás no pueden contemplar.

Así el fantástico, por incomprendido, se siente solo.

Sin embargo esa soledad tiene recompensa si el fantástico se hace consciente de las propias deficiencias y, en consecuencia, las de los demás. Si el fantástico consigue entender que su don es suyo, sólo suyo y que no es necesaria la completa aprobación de los demás para su propio desarrollo, sabrá vivir su don en soledad, disfrutándose a sí mismo y entendiendo mejor el mundo que le rodea.

Palabra de pensadora.

4 comentarios:

viejos miedos dijo...

todos tenemos algo que nos hace especial. No hay dos iguales, por lo que, todos somos unos incomprendidos?
Prefiero pensar que somos unos necesitados:)

bonito blog.
un saludo

PENSADORA dijo...

Sólo unos pocos se atreven a reconocer que tienen algo especial y eso es lo fantástico.

En fin... desbarradas.

Gracias por la visita Viejos Miedos, póngase cómodo/a.

Laura dijo...

Como los superdotados en el cole, o bajan el nivel y se ponen a la altura de la mayoría o se quedan solos.

Besos.

Rebeca dijo...

Creo que entiendo por donde vas, no es fácil encontrar gente con la misma sensibilidad, la misma forma de entender la vida que una misma, y claro como siempre tenedemos a creer que nosotros tenemos la razón (y somos los fantásticos), el resto nos parecen equivocados, y preferimos que sigan ellos a su ritmo y nosotras al nuestro mientras buscamos a alguien que comprenda de verdad porqué somos heroinas.

Bueno, me he liado un poco, pero espero que entiendas a donde quería llegar.