lunes, 1 de marzo de 2010

MAÑANA SOL... Y BUEN TIEMPO (ODA OSCENSE)

Las predicciones no se equivocaron mucho aunque me hicieron pasar el sábado a la espera de una tempestad que apenas rozó mi hogar.

En lo que sí atinaron fue en la ventanita de buen tiempo que disfrutamos ayer, ocasión que aproveché, tras la jornada de introspección sabatina, para salir de mi cueva invernal y dedicar un día entero al auto mimo y complacencia.

Así, emprendí camino a pie hacia las afueras de la ciudad, acelerando el paso al compás de la música elegida adrede para la ocasión. La Alberca de Loreto me recibió rebosante de vida, llena como hace tiempo y con sus patos que parecían saludarme girándome el pico conforme pasaba. Desde allí, le eché un vistazo a la sierra que tras las lluvias y los vientos presentaba una visibilidad estupenda dejando todos sus encantos al descubierto como invitándome a visitarla. No lo dudé y como el tiempo apremiaba decidí hacer un corto paseo en coche y aprovechar para quitarle la carbonilla al silver bullet que este invierno tan apenas se ha movido del parking.



Elegí con mimo la música que me acompañaría durante el paseo y la introduje en el cargador de CD, me acomodé en mi cubículo de piloto, subí la música lo suficiente para que no se me oyera cantar desde el exterior y puse rumbo al Reino de los Mallos. Primero Ayerbe y luego Riglos para cruzar el Pantano de la Peña y disfrutar de la carretera del mismo nombre hasta el alto del Puerto de Santa Bárbara desde donde mi Pirineo se dejaba ver con su traje merengue de todos los inviernos. Le saludé y le mandé unos cuantos besos para prometerle que pronto le visitaría y volveríamos a retomar ese amor mutuo que nos guardamos.



Tímida, la primavera empieza a asomar en forma de flores de almendro que, aunque escasas, ya empiezan a brotar prometiéndome que en unos cuantos días el equinoccio traerá a mi Güeskonsin querida la alegría arrebatada por uno de los inviernos más largos y difíciles que recuerdo.

Así que hago un conjuro y le pido a mis dioses particulares que se dejen estar ya de tonterías y cada vez oiga más, en la predicción meteorológica: “Mañana sol… y buen tiempo”.

3 comentarios:

Rebeca dijo...

Eso sí que es un día bien aprovechado! la autocomplacencia me encanta y tú día me da envidía: buena música, naturaleza y buenos deseos ¿qué más se puede pedir?

PENSADORA dijo...

¡HOMBRE! un comentario, que alegría!

Que aburrida está la blogosfera últimamente, voy a tener que pensarme un meme a ver si esto se anima.

Sí que se puede pedir algo más: ¡MÁS DÍAS COMO ESE!

Un besico guapa! y gracias por pasarte.

Anónimo dijo...

mmmmnnnn, que preciosas fotos amiga mía, voy a seguir teletransportándome a mi Hüesketa querida que pronto visitareeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

pd ya son 2

Electra.