lunes, 22 de febrero de 2010

DIAS DE SOL Y NUBES

Si la luna afecta a las mareas e incluso a los partos: ¿cómo podemos negar que formamos parte de un todo mucho más grande que el ínfimo planeta que habitamos?.

Se dice que en los lugares donde hace mucho viento hay mayores tasas de suicidios y enfermedades mentales varias. También se dice que los cambios de estación e incluso las situaciones meteorológicas afectan nuestro comportamiento.

A veces olvidamos que nuestra situación de humanitos sólo significa ser uno más de los seres vivos que pueblan el universo. Sí, “universo”, porque no seré yo quien ponga en duda la posibilidad de no estar solos en un espacio infinito.

Pensando esto y recordando unos años atrás una noticia que hablaba de los problemas reproductivos que estaban sufriendo muchos de los animales de la península por el aumento de las temperaturas, me pregunto: si no dejamos de ser un “bichillo” más, a lo mejor los extraños comportamientos que vengo observando últimamente no están lejos de ser la consecuencia de la extraña evolución que está sufriendo nuestro hábitat.

Este invierno está resultando especialmente pesado para todos. Llueve, nieva, ventea… Y no dejo de observar el comportamiento de mis semejantes en derredor. Se respira ambiente nervioso y agobiado. Pesadez, hartura.

Sólo falta un mes para la primavera que “la sangre altera” y tras este largo invierno, en un día como hoy, de sol y nubes, no quiero dejar de preguntarme ¿qué será de nosotros esta primavera cuando la sangre se nos altere?.

5 comentarios:

aperador dijo...

que nos volveremos locos de atar y saldremos a la calle medio desnudos con los brazos alzados al cielo buscando un rallito de sol que nos ilumine. Porque hay que ver lo que nos puede afectar no ver el sol tantos días seguidos. Yo en este invierno, y mira que soy atena, veo el apocalipsis, o tal vez todo sea más simple y la tierra nos esté mandando un mensaje?
sea lo que sea, que salga el sol, que nos vamos a deprimir de forma permanente.

SOMMER dijo...

A mi, lo que realmente me llama la atención de estos estudios, es cómo carajo se le ocurre a la gente hacerlos....
Y lo más curioso ¿para qué sirven?

Rebeca dijo...

Estoy contigo ¡el tiempo nos afecta! es más fácil estar triste los días de lluvia que los días de primavera, y en el fondo, no somos más que "bichejos" y tal vez sí, el cambio climático también esta afectado el comportamiento humano, si no no pasarían tantas cosas a mi alrededor que no entiendo de ninguna manera.

El Pez Martillo dijo...

Pues ya sabes que a mí me gusta el frío y el mal tiempo, así que estoy encantado y más feliz que una perdiz. Por mí podríamos estar todo el año así. Es el calor el que me agobia y me pone nervioso (en verano no me muevo ni la mitad que en invierno, salgo menos y tengo menos ganas de todo).

En fin, igual que hay personas más diurnas y más nocturnas, también debe haber gente invernal y gente estival, y yo soy muy del invierno, qué le vamos a hacer.

PENSADORA dijo...

MARTILLOFISH: es usted una auténtica excepción, pero ahí está, confirma la norma.

REBECA: Así lo creo yo, el factor medioambiental posiblemente está resultando también definitivo en nuestra evolución.

SOMMER: Los estudios se hacen para analizarnos y aprender, así de simple.

APERADOR: Ahí lo has dicho, ¡que salga el sol y que se quede un buen rato!

Saludos!