sábado, 26 de julio de 2008

ENTRE PARÉNTESIS


A veces, por muy bien que estés y por pocos (o ningún) problema que tengas, el cuerpo empieza a enviarte señales.

Llega el cansancio y sólo tienes ganas de retraerte, de situarte en el mundo como si estuvieras protegido por un signo de paréntesis.

Sigues funcionando y haciendo lo mismo pero a cámara lenta. Te comunicas, pero sólo abriendo uno de los lados del paréntesis que rápidamente vuelves a cerrar.

Parece tonto y yo no me creía estas cosas. Pero sí me está pasando. Cuando tú estás bien, atraes a la gente y la gente te absorbe energía, como si fueras un ejemplo para los demás y utilizan tu “buen rollo” para sí mismos, dejándote al final, digamos “de bajón”.

Me he puesto a mí misma entre paréntesis y hoy he recordado una canción que me descubrió el compañero bloguero Pez Martillo hace unos meses, hoy me he emocionado al escucharla y cuadra a la perfección dentro de mi paréntesis.



6 comentarios:

Laura dijo...

Has descrito perfectamente mi estado de ánimo en ocasiones. No hubiera sabido definirlo mejor. Besos.

Anónimo dijo...

Todo viene de algún lado, así que ni lo bueno es muy bueno ni lo malo muy malo.. Ànimo, paciencia y descansa de todo y todos

El Pez Martillo dijo...

A veces hay que parar un poco y descansar, para coger aire y lanzarse de nuevo a la carrera. A mi me gustan estos momentos "autistas", reconozco que me recreo en ellos. Y también reconozco que de cada vez estoy más retraído. Será la edad...

Gracias por la mención, la música de Radiohead me parece de una tristeza sublime.

Horrach dijo...

Sí que es cierto que la música de Radiohead (al menos su primera época) tiene algo muy tristón, melancólico. Ideal para épocas subsuelíticas.

Lo que no veo demasiado es eso que dices, Pensadora, sobre que los demás, cuando estás bien, "te absorbe energía" como si fueran vampiros. Pueden darse casos así, sí, pero también puede ser que la situación de bienestar no tenga un origen puramente propio, sino que precisamente podría venir de la sociabilidad con los vampiros. Nos sentimos bien porque estamos cion gente. La energía no es de nadie, que todos chupamos la que podemos, jajaja.

shalom

Jarttita. dijo...

Llevas toda la razón, niña. Lo has clavao. Ahora imaginaré un paréntesis a mi alrededor cada vez que me ponga ñoña. Aunque el paréntesis no es tanto defensivo como aislante: cuando una se encuentra así no quiere relacionarse, quiere que la dejen tranquilita, hasta que todo vuelva a la normalidad. No sé si es subsuelítico o no, como dice Pez y Horrach, pero es una verdad como un templo.

Un beso!.

PENSADORA dijo...

Gracias a tod@s!
El paréntesis está surtiendo el efecto deseado, me parece que me permitiré una temporadita más así.

Saludicos!