sábado, 5 de julio de 2008

ISLANDIA, SEGUNDO DÍA

Al despertarme era de día... ¡que raro! jejeje..., la verdad es que me costó bastante dormir, porque a pesar de tener días eternos ¡los islandeses no tienen persianas!.
En la entrada del hotel nos esperaban unos pedazo de todo terrenos grandísimos para darnos el paseo que tocaba ese día. Al estilo Japonés, hoy tocaba recorrer media isla para ver la mayor cantidad de cosas posible y aquí están:

Primera parada: la catarata Seljalandfoss

Segunda parada, paseo en motos de nieve por el glaciar Evjafialljökull.

Tercera parada, la playa sin nombre (menos mal!), se suponía que íbamos a ver focas, pero la única foca que había era yo haciendo el gamberro.




Cuarta parada, catarata Skogafoss



Quinta (y penúltima) parada: cena a base de langosta (sí, son langostas eso que véis, realmente deliciosas) en un pintoresco pueblecillo llamado Stoksery.

Hubieron dos paradas más: la de llegada al hotel y la de los bares de Reykjavik, pero de esto no hay fotos, se siente.

Continuará...

3 comentarios:

Laura dijo...

Caramba con los nombrecitos, pero se les perdona por la belleza de los paisajes. Me costaría dormir con luz del día. Saludos.

El Pez Martillo dijo...

No sé porqué, pero me parece que nos privas de las mejores fotos, jejejej.

Por lo demás, las que nos enseñas, muy bonitas todas.

Salud!

PENSADORA dijo...

Ya te digo Laura, lo de dormir fue harto difícil.

Amigo pez, sólo hay una foto de la juerga en Reykjavik y no se vé nada, no te privo de nada interesante, lo prometo... jejej!