jueves, 17 de julio de 2008

INOCENCIA

El paso del tiempo, las vivencias, la sociedad, la religión, la familia, la educación. Todo contribuye a la inevitable pérdida de la inocencia.

Desde el mismo día de nuestro nacimiento nos vemos sometidos a una serie de factores y sucesos que van mermando nuestra capacidad de sorprendernos. Y así, paso a paso, vivencia tras vivencia, vamos perdiendo la inocencia hasta que un día morimos y quizá, la recuperamos.

¿O es posible dar marcha atrás y, pese a todo, recobrar la inocencia?. Yo abogo porque sí.

Pero como todo en la vida, supone un esfuerzo, más bien un acto de voluntad. Tal vez, si realmente se desea, uno puede, más que dar marcha atrás, adelantar un montón de pasos y en lugar de seguir acarreando la pesada carga de las vivencias, traumas y errores pasados, convertir cada una de las facetas de nuestras vidas en cuentos con moraleja, en los que esa moraleja se convierta en una enseñanza feliz que nos ayude a seguir creyendo en la belleza y la pureza de las cosas.

No de una manera religiosa ni impuesta por valores sociales, sino por la inocencia de cualquier corazón humano sano. Porque la cuestión, una vez superado cada bache, no es recordar continuamente que una vez tropezamos, sino que una vez nos levantamos y, por lo tanto, somos capaces de volver a hacer lo mismo tantas veces como queramos y así, convertir cada tropiezo en el recuerdo de un triunfo.

Porque, pase lo que pase, la vida es un gran regalo y se merece ser vivida, al menos con inocencia.

7 comentarios:

Santero Delcolmo dijo...

Los milagros van a estar de tu lado
Y si no hay amor que no haya nada entonces, alma mía
No vas a regatear!

Un hermoso día el de hoy!
Ay! Qué bello día es hoy!

PENSADORA dijo...

Bienvenido Santero y gracias por tus buenos deseos.

Esas panquecas de ayer me las comería yo bien a gusto, aunque unas hallaquitas me serían también de mucho agrado.

ELECTRA dijo...

y sin inocencia, no nos queda otra.
besicos

Laura dijo...

Un post muy positivo, me aplico el cuento y la moraleja. Saludos.

Vantysch dijo...

Hola Pensadora:

Las tres entradas tuyas que propones en mi blog son muy hermosas, pero sin duda esta es la que más me ha llegado.
Comparto contigo tu visión de la vida. Quien escribió el Principito también escribió que "todas las grandes personas han sido antes niños". No me gusta pensar que la inocencia sea exclusiva de los niños, sino que debemos vivir cada día con la misma mirada que ellos.

Un texto en particular y un blog en general preciosos

Te enlazo en mi blog si no te importa y así consigo varias cosas: pasarme cada vez que escribas algo (prefiero tenerte en mi blog que en favoritos), que la gente que entra en mi blog tenga la oportunidad de leerte y que sepas que en mi blog tienes a un amigo.

Un besito ;)

PENSADORA dijo...

Hombre vantysch! bienvenido seas a este nuestro blog! jejeje.

Bonito libro el principito ¡si señor!, una pena que se siga considerando para niños, más nos valdría a los adultos ,que no adúlteros ni adulterados, leerlo de vez en cuando para refrescar esa inocencia adúltera y adulterada.

Ponte cómodo.

Besicos.

J. eMe. dijo...

Positivo, tierno y hermoso.


Ves como no eres tan JEVI?????


Besos